8 de noviembre de 2015

Se que hace tiempo que no digo nada.

Hola a todos!!!

Se que no se sabe nada de mí desde hace bastante tiempo.

Al terminar el verano recuperé mi antiguo trabajo y además estoy participando en una Start up. En resumen, es como tener dos trabajos pero solo cobrar de uno, pese a que los dos te quitan tiempo y energía.

Voy cansada, estresada y ni siquiera tengo fuerzas/tiempo para leerme mi libro favorito. Mi novio me lo regaló hace varias semanas (sí, sí, no tenía en mi poder mi libro favorito, vergonzoso, lo se) y ahí está, esperando que llegue al capítulo 3.

Todo esto es para bien :) si la Start up tiene éxito, en un futuro será un trabajo ideal que me dará bastante libertad y flexibilidad de tiempo.

Hasta que ese día llegue, supongo que mis lecturas se verán condicionadas por todo esto. Obviamente escribir "Bronce" también se ha visto afectado.

No se qué ocurrirá.

A ver qué sale de todo ésto :)



pD: Si consigo ir terminando algún libro, subiré una reseña tal como hacía en verano.

24 de agosto de 2015

¡Capítulo 3 publicado! :)


Siento de todo corazón no poder actualizar con más frecuencia el Blog o la novela, pero sabed que en cada reseña y en cada capítulo pongo mi mayor esfuerzo.

Os pongo a continuación el link a la novela y el link directo al capítulo 3, en el caso de que ya lo llevéis al día:




¿De momento qué personaje os cae mejor? ¿Os parece fácil de seguir? ¿Tenéis ganas de saber qué ocurrirá a continuación? ¿Habéis visto alguna incongruencia en la historia? Le he aplicado varias revisiones, pero se me puede haber colado algo. ¿Algún error ortográfico quizás?

No dudéis en comentar aquí o directamente en el capítulo (al final del capítulo hay un apartado para comentarios). 
Me hará mucha ilusión y me animará a seguir :)


6 de agosto de 2015

Reseña: "La mirada de piedra", de Jorge Magano

Una nueva reseña en un género que no suelo tocar, pero que de vez en cuando me sienta realmente bien.

Aunque tengo una clara preferencia por la comedia, la fantasía y la ciencia ficción, intento leer de vez en cuando libros de otros géneros. Con claras excepciones. No me gusta nada, nada, el gore, el terror o los dramas. Como suelo decir, para gustos, colores. En éste caso, decidí leer éste libro porque tiene un apetecible toque detectivesco, porque tengo debilidad por el humor y porque las críticas eran realmente alentadoras.

Sinopsis
El periodista e historiador del arte Jaime Azcárate parece tener un imán para los problemas. Por eso cuando durante sus vacaciones las autoridades le piden ayuda para investigar un robo en un museo, su reacción es más de fastidio que de sorpresa. No queriendo verse involucrado, Jaime rechaza la petición de investigar el paradero de una Medusa robada a la que la leyenda atribuye una maldición... hasta que alguien intenta asesinarlo y se ve obligado a tomarse el asunto más en serio.  
Sin nadie más a quien recurrir, Jaime contacta con la única persona en el mundo que puede ayudarlo: Paloma Blasco, la ex novia junto a la cual firmó un trabajo universitario sobre la valiosa (y maldita) escultura. Ahora la pareja debe olvidar sus diferencias mientras viaja de Grecia a Cerdeña para encontrar la Medusa antes de que la maldición escoja a su próxima víctima…


El protagonista
Jaime Azcárate, en contra de lo que uno esperaría de un historiador del arte, tiene cierta tendencia a atraer los problemas (o eso dicen por ahí). Trabaja actualmente como periodista en la revista Arcadia, especializada en arte. 
A primera vista el protagonista me hizo pensar en Indiana Jones. Quizás eso influyó a la hora de elegirlo como próxima lectura. De pequeña pasé muy buenos ratos viendo esas películas. Tras haberlo leído sigo pensando que tienen cierto aire, pero no son tan parecidos como esperaba. Jaime es más despierto, analiza, observa, sigue un poco más la lógica que la intuición (aunque ésta no le falta), es astuto y algo parlanchín. De ser un ser humano real, creo que me caería bien.

Estructura
La historia es interesante. Va desarrollándose con soltura a base de diferentes etapas muy bien conectadas entre sí. Vas recogiendo muchas pistas, suceden muchas cosas e, incluso contando con más información que la que recibe el protagonista, hasta que no llevas un buen montón de páginas leídas no empiezas a atar cabos. Para entonces, la intriga es suficientemente intensa para que el final sepa a buena cena después de un día de ayuno y ejercicio.

Algo interesante
La manera de escribir del autor me ha parecido peculiar, como un soplo de aire fresco, no solo me despertó curiosidad por la historia en sí, sino por descubrir de qué manera iba a contármelo. Utiliza metáforas divertidas y expresiones llamativas sorprendentes, por inesperadas y por certeras. 
Tiene gran fluidez y fácilmente te sitúa a primera fila en la mente de cada personaje. Desde el más rudo hasta la señorita, he asimilado cómodamente la manera de pensar y de sentir de cada uno. Vives la acción en directo y además en alta resolución. Las novelas de intriga o de tipo detectivesco tienen además la gracia (o la dificultad añadida) de que los detalles son importantes y, sobretodo, numerosos. Jorge Magano juega bien sus cartas y le sobra para dejar huella en ellas. 
No puedo evitar sospechar que su estilo está aún bastante en bruto, con un gran potencial para sorprender.

El pero + Mi parte favorita
He sentido cierta ironía en éste punto. El pero que comentaré, en sí, no es un gran fallo. Más bien es un pequeño resbalón que me ha llamado la atención porque afecta a uno de los aspectos que más me han gustado de la novela. 
Sus personajes son muy humanos y tienen algo que hecho en falta en otras novelas. El sentido del humor. ¿Cómo puede ser realista un mundo en el que ninguno de los personajes utiliza el sarcasmo, la broma, la ironía, etc.? Pues hay muchas novelas en las que en más de trescientas páginas no se hace ni una sola broma o comentario sarcástico. Y yo eso no me lo creo. Todos tenemos a un amigo gracioso (y, de no tenerlo, es probable que se trate de nosotros). Los graciosillos existimos, con más o menos carisma y chispa, pero estamos allí, intentando que nos hagan caso. 
Lo que considero mejorable se encuentra en el cuándo, el dónde y el quién. Durante unos sucesos (que no contaré para evitar spoiler) me pareció forzado que casi todos los personajes hablaran con chispa y sorna. Ni todos los seres humanos tienen sentido del humor, ni siempre es momento para broma ni todos los que son graciosos lo son de la misma manera. Los personajes, fantásticamente caracterizados en el resto del libro, en ese tramo parecían tener todos el mismo carácter burlón. La fluida narrativa de repente se nublaba ante mí, pareciéndome algo confusa y un pelín entrecortada. 
Afortunadamente, esto solo lo encontré en algunos tramos de la primera mitad. Como no se trata de algo excesívamente molesto y en general quedé más que satisfecha, puntúo esta novela con...

La nota
Cuatro estrellas y media: La recomiendo. Me gusta su equilibro acción/aventura-humor-arte y sobretodo el estilo del autor. Muy adecuada como lectura de verano. Las demás aventuras de Jaime Azcárate van directas a mi lista de pendientes.

Cuatro medusas y media.